Si te gusta, compárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Soluciones cuando no se pueden pagar deudas

Vencimientos, impagos, créditos, hipotecas, embargos de nóminas o pensiones y acumulación de deudas, encuentran solución en los concursos de acreedores o la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Cómo solventar deudas de varios acreedores?

Las causas frecuentes de endeudamiento se deben a los préstamos, tarjetas de crédito, intereses hipotecarios y mensualidades a pagar. Estos gastos excesivos se acumulan exigiendo el cobro en el menor tiempo, pero la Ley afirma que ninguno de los acreedores tiene derecho a ejercer sus derechos de cobro, antes que los otros.

Una solución real proponen las normas legales, para brindar respuesta a deudores en estas situaciones.

Los acreedores cuando no pueden cobrar las deudas procuran el pago de las mismas, que se realizará según los privilegios que marca la legalidad. La falta de conocimiento entre acreedores sobre la acumulación de deudas, provoca reclamaciones sin tener en cuenta que antes existen otros, que tienen derecho en primer lugar al cobro.

Cuando se solicita concurso de acreedores se pone en conocimiento de las partes, la declaración de los bienes que posee el deudor para hacer frente a sus obligaciones y los privilegios en la mediación.

La justicia informa oportunamente a todos y cada uno de los acreedores el estado de insolvencia, así como la imposibilidad de pago del deudor que se resuelve con acuerdos y convenios concursales.

El conjunto de acreedores que no creyeron en la palabra del deudor en su momento, descubren en la declaración judicial de concurso el lugar que ocupan para el pago, según la publicación del BOE que se realiza para este fin.

Gestionado por los abogados con experiencia y amplios conocimientos en la materia, se puede llegar a reducir entre el 50% de la deuda en el concurso y hasta el 25% acogiéndose a la Segunda Oportunidad. Ventajas que permiten liquidar deudas, enajenar bienes, comenzar a pagar después de un año de emitido el fallo y recuperar nuevamente un emprendimiento.

Beneficios para las partes del concurso

Solicitar la intermediación judicial en caso de acumulación de deudas, representa una gran ventaja para los acreedores y deudores, por varias razones:

  • Acreedores que cobran sus deudas en partes iguales.
  • Deudores capaces de hacer frente a sus obligaciones hasta cancelarlas.
  • Ambas partes evitan gastos judiciales y procedimientos legales prolongados.
  • Unificación del proceso en un solo Juzgado.

Esta forma de actuación o tramitación judicial es beneficiosa para todos los acreedores y representa una solución práctica para los concursados. El acogimiento a la nueva ley y al concurso, son recomendados por los abogados.

Ejemplos prácticos

  • Cuando existe acumulación de deudas con 12 acreedores y cada uno demanda en diferentes tribunales se unifican en un solo juzgado, generalmente de 1º Instancia o Mercantil.
  • Cuando no se solicita el concurso las costas aumentan, porque existen varios procedimientos abiertos en diferentes juzgados y en algunos casos coinciden en el mismo.
  • Cuando el concurso es solicitado por diferentes acreedores pero en el mismo juzgado, las costas se reducen a un solo proceso judicial que deberá resolverse, alcanzando un convenio concursal según establece la ley.