Si te gusta, compárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Situaciones angustiosas, desesperanza, vidas destrozadas por casos de insolvencia o deudas graves, ocasionan pensamientos suicidas en muchas personas.

¿Cómo vencer los pensamientos negativos por deudas?

Los clientes de los despachos jurídicos advierten a los letrados, sobre la gravedad y estado crítico de muchos deudores que piensan en poner fin a su vida, para liberarse de los impagos. La expresión más frecuente de escuchar es “no puedo más he intentado suicidarme”.

Las múltiples causas que originan estas situaciones y la persecución de cobro de los acreedores, que incluye el acoso telefónico a vecinos o familiares, son motivos de depresión de los deudores.

Los principales pilares de la vida familiar y personal se destruyen disminuyendo la autoestima, ante la imposibilidad de pagar las deudas graves.

Vivir condenado al descredito social y familiar se convierte en insoportable para muchas personas, porque se deterioran considerablemente las relaciones emocionales ante la ruina económica. Proyectos de vida truncados, matrimonios destrozados, hijos desatendidos o rupturas familiares, son las situaciones que viven miles de españoles en la actualidad.

Los datos indican un aumento del número de suicidios en nuestro país ante la desilusión que ocasionan las deudas, cuando no se encuentra una salida inmediata a la crisis económica.

¿Qué soluciones propone la Ley?

Los abogados especialistas en Derecho Financiero y Concursal, recomiendan consultar de forma personal las posibilidades que brinda la actual legislación. Existen importantes soluciones para enfrentar las deudas graves, posibilitando nuevos emprendimientos para llevar a cabo una actividad empresarial o laboral.

El Concurso de Acreedores evita el cierre comercial o la exclusión de la sociedad, porque paraliza las deudas y los intereses alcanzando un convenio con los acreedores.

La Ley de Segunda Oportunidad es otra solución a los problemas del deudor, quien pude ejercer su derecho desde enero de 2016 para comenzar de nuevo libre de deudas.

Recuperar la ilusión y disfrutar de la vida con las ventajas que existen para terminar con los problemas económicos, requiere una sencilla consulta a los abogados que presentarán las opciones legales más convenientes. Revelarse, luchar y evitar las deudas graves es posible con la Segunda Oportunidad.

Analizando detenidamente el caso particular las cantidades adeudas se pueden refinanciar sin intereses, con la intervención del mediador concursal que determina el juez y comenzar a pagar a partir del año posterior a la declaración del concurso, por ejemplo. Nuevas oportunidades para emprender un proyecto que ilusiona y devuelve las ganas de vivir.