Si te gusta, compárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

El concurso de acreedores resuelve la situación de muchas familias que pidieron préstamos, por abusar de tarjetas para suplir sus carencias económicas.

Características comunes en el uso de tarjetas

La disminución de los ingresos familiares, es la causa del uso excesivo de este medio de pago en la mayoría de los casos. Una situación angustiosa que conduce a la insolvencia, cuando no se pueden pagar las cuotas mensualmente. Los bajos recursos económicos aumentan su uso, con la convicción de que podrán hacer frente a las deudas porque mejorará su estado financiero.

Cuando pasan los meses el incremento de las deudas más los intereses, asfixia a miles de familia que solicitaron préstamos para cubrir los altos intereses, que se suman a los impagos. Plazos cada vez más cortos obligan a cumplir las obligaciones, quedando atrapadas en un espiral cuando intentan salir del endeudamiento.

Pagar una y otra vez por falta de dinero hasta abusar de tarjetas en una “huida hacia adelante” no cambia la situación, sino que agrava las deudas.

Esta trampa y adicción a las tarjetas de crédito, indican una mala gestión de los recursos familiares y no es la mejor solución, porque conlleva la solicitud posterior de la declaración concursal en la justicia.

Dificultades económicas graves que involucran a todos los miembros, ante la necesidad de pagar a todos los acreedores. Olvidarse del uso y evitar abusar de tarjetas es el mejor consejo antes de recurrir al concurso legal.

El cumplimento de las deudas cuando resultan imposibles, encuentra soluciones en la Ley Concursal española recientemente modificada para favorecer nuevos emprendimientos, liberando a los deudores con reducciones importantes del capital y los intereses.

Consultando con los despachos de abogado, se pueden conocer las mejores soluciones para cada familia y solicitar exoneración de deudas evitando hipotecas o embargos en muchos casos.