Si te gusta, compárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

El sobreendeudamiento está marcado por los nuevos créditos que se firman para pagar los anteriores, desconociendo los beneficios Segunda Oportunidad.

Características comunes de los deudores insolventes          

El recobro ha propiciado el aumento de víctimas, por la grave crisis económica del país en los últimos años. Personas honradas con el afán de cumplir sus obligaciones dinerarias o hipotecarias, buscaron soluciones para hacer frente a sus pagos y solicitando nuevos préstamos crediticios llegaron a la insolvencia.

Clientes de bancos y cajas tratados con deferencia por las entidades o directores de las mismas durante las épocas de bonanza económica, se vieron sometidos después al acoso telefónico por las deudas contraídas.

Deudores que intentaron negociar infructuosamente para pagar sus créditos, obteniendo la negativa constantemente hasta la entrada en vigor en 2016 de los beneficios Segunda Oportunidad.

Los intentos por buscar soluciones financieras en su momento fueron rechazados y en determinados casos por condiciones e intereses abusivos, imposibilitando un acuerdo con los acreedores. Fórmulas de pagos que ocasionaron sobreendeudamientos sin conseguir refinanciaciones, hasta la modificación de la Ley Concursal denominada actualmente Ley de Segunda Oportunidad.

Soluciones legales y nuevos emprendimientos

Conseguir nuevos préstamos para solventar deudas no es la mejor salida a la ruina, sino acogerse legalmente a la exoneración o liberación de deudas. Las demandas judiciales, listas de morosos, intereses excesivos y llamadas de recobro, entre otros problemas de los deudores pueden llegar a su fin, gracias a los beneficios Segunda Oportunidad.

La solicitud del concurso de acreedores voluntario es el primer paso para alcanzar el convenio, que puede reducir deudas hasta el 50% y la nueva Ley permite la quita hasta del 25% en casos con acuerdo concursal. Ambas opciones cuentan con importantes ventajas:

  • Suspensión de intereses.
  • Paralización de hipotecas o embargos.
  • Pagos en cuotas durante 5 años.
  • Mediación del administrador concursal elegido por el juez.
  • Inicio de los pagos a partir del año de la declaración del concurso.
  • Nuevos emprendimientos con los beneficios Segunda Oportunidad.

El sufrimiento del deudor llega a su fin posibilitando un nuevo inicio de su actividad comercial o laboral, brindando respuesta a las deudas con estas nuevas alternativas.

Miles de españoles reconocen en las actuales leyes un desahogo a su crisis financiera, consultando las diferentes formas de interponer acciones legales con la experta actuación de los abogados.

Deudas incrementadas, impagos de créditos, intereses imposibles de pagar o demandas de acreedores que se pueden resolver para comenzar desde cero.