Si te gusta, compárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Estudios de viabilidad son esenciales para garantizar las negociaciones, convenios o acuerdos para alcanzar el concurso de familia.

Insolvencia y planes de pago

El plan de viabilidad es la base de todo proceso concursal, que implica un convenio para evitar la liquidación del patrimonio. Esta forma de exoneración de deuda se establece en la Ley de Segunda Oportunidad. Analizar la viabilidad significa ofrecer seguridad de pago a los acreedores, en casos de insolvencia familiar.

Factores diversos intervienen en las negociaciones previas al acuerdo entre las partes. La ley concursal describe las claves principales para conseguir convenios, evitando cualquier posible liquidación de patrimonios. Una nueva oportunidad para los deudores, que buscan emprender un negocio o actividad empresarial.

Concurso de familia que permite desde febrero de 2015 exonerar o reducir la deuda, generalmente atravesada por muchos grupos familiares. Esta novedad de la Ley, favorece especialmente las situaciones límites o extremas de recursos económicos.

Un plan de pago permite liquidar la deuda sin asfixiar el presupuesto mensual, destinado a los gastos básicos del grupo o miembros que integran la familia. El convenio permite pactar de diferentes formas el impago:

  • Aplazamiento de deuda.
  • Reducción del monto total a pagar.
  • Cuotas mensuales asequibles.
  • Pagos sin intereses.

Convencer a los acreedores requiere la intervención del mediador determinado por la justicia, ofreciendo certezas del pago para alcanzar el concurso de familia.

Pautas para un convenio viable

Las probabilidades de llegar a un acuerdo se fundamentan en el estudio previo de viabilidad, que se presenta ante el juzgado correspondiente. El abogado especialista es el profesional cualificado para analizar y conocer sobre el asunto, indicando las mejores opciones en cada caso particular.

Este análisis económico es el principal elemento porque se considera esencial, así como decisivo en las negociaciones. Un factor indispensable para ofrecer con claridad las cuentas, quitas o aplazamientos que se pretenden ante los acreedores.

El deudor tiene la obligación de demostrar en la propuesta su buena fe para cumplir con los pagos acordados, acreditando mediante este estudio su capacidad económica para efectivizar el importe adeudado. Una situación semejante a la exigida por las entidades financieras, cuando se solicita un préstamo de dinero. La familia debe contar con ingresos mínimos para su sustento y asegurar en la presentación de viabilidad el cumplimiento de las mensualidades.

Un informe que permite el pago total de la deuda para acceder a los beneficios de Segunda Oportunidad y comenzar un nuevo emprendimiento, acogiéndose a la exoneración del endeudamiento mediante el concurso de familia. Estas expectativas se concretan con la aprobación del acuerdo entre las partes, previa comprobación de las opciones de pago que ofrece el deudor.

Una solución práctica que aumenta las alternativas de acuerdo con los acreedores, recomendadas por los abogados para asegurar el cumplimiento de las obligaciones.

Estas pautas confirman la necesidad de estudiar todas las ventajas de la Ley, vigente desde enero de 2016 para conocer si el convenio es viable.

Facilidades y requisitos que posibilitan la exoneración de deuda, para muchas familias en situaciones económicas extremas.