Si te gusta, compárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0

La insolvencia encuentra una solución eficaz en la declaración del Concurso de Acreedores de empresas, mediante el proceso legal que permite un acuerdo entre las partes.

¿Qué significa el convenio concursal para empresas?

El objeto de las negociaciones entre acreedores y deudores es alcanzar la satisfacción de las obligaciones debidas, mediante un convenio judicial. Un proceso con importantes efectos para permitir la continuidad de la actividad laboral, mientras se efectiviza el pago de las cuotas convenidas legalmente.

¿Qué tipos existen de concursos?

Actualmente se pueden solicitar dos clases ante la justicia:

  • Voluntario, con la presentación del deudor en el Juzgado de 1º Instancia o Mercantil.
  • Necesario, requerido por la masa de acreedores o cualquiera de ellos.

¿Cuál es el procedimiento legal a seguir?

El deudor tiene que estar autorizado en primer lugar para ofrecer un balance, cumpliendo las exigencias del procedimiento abreviado en la mayoría de los trámites legales. El pasivo no puede exceder los 10.000.000 de euros siempre solicitando la quita, disminución o reducción que puede llegar al 50% o menos en caso de Concurso de Acreedores de empresas.

La presentación ante la justicia implica la apertura de las actuaciones pertinentes del abogado, para la declaración concursal y la designación del mediador directamente del juez.

¿Existe posibilidad de reestructuración laboral durante el concurso?

Sí, es factible la suspensión, modificación o cierre de la empresa, como solución posible para evitar la crisis en las relaciones laborales, alcanzando el acuerdo o procediendo a la liquidación de patrimonio.

¿Qué beneficios logra el concurso voluntario?

Cuando presenta la solicitud el deudor las ventajas más relevantes, son las siguientes:

  • Suspenden inmediatamente el devengo de todos los intereses.
  • Asegura la igualdad entre los diferentes acreedores de la empresa, proponiendo igualdad de condiciones en el concurso.
  • Paraliza las ejecuciones hipotecarias de forma temporaria.
  • Prohíbe cualquier posible compensación que se proponga entre deudas y créditos.
  • Reduce el importe a pagar con quitas del 50% del capital.
  • Favorece los convenios entre ambas partes con previa presentación de planes de viabilidad.
  • Propone la mediación de un administrador concursal.
  • Favorece el desarrollo de la actividad laboral durante el tiempo que dura el concurso.

¿Cómo actúa el administrador en el concurso?

Considerado el órgano capaz de brindar apoyo y auxilio al juez que interviene está formado por uno o tres mediadores, quienes analizan y revisan la veracidad de la insolvencia, además de los planes de pago.

¿Cuándo se puede declarar el concurso?

La presentación legal de los deudores se puede llevar a cabo en el momento de comprobarse la situación de insolvencia, para declarar el Concurso de Acreedores de empresas. Cuando se solicita concurso necesario, es posible exigir las correspondientes responsabilidades a los administradores de personas jurídicas para pedir el concurso, en caso de no alcanzar el acuerdo.

La obligatoriedad de esta declaración, se estima en los dos meses a partir del reconocimiento del estado de insolvencia. Los deudores responden de forma solidaria en caso de incumplimiento del convenio concursal. Una propuesta anticipada de acuerdo facilita las negociaciones y reduce los plazos.